More

    Comer yogur es bueno para el intestino, a menos que esté cometiendo estos 3 errores

    -

    Comprar un yogur saludable puede ser complicado, así que no cometa estos errores comunes cuando se trata de elegir el mejor tipo para usted. Crédito de la imagen: zoranm / E + / GettyImages

    Navegar por el pasillo de los productos lácteos en busca de un yogur saludable puede ser abrumador. No hay escasez de opciones, desde yogur skyr regular, griego o islandés, y también hay una variedad de sabores, opciones de grasa láctea y complementos.

    Si está comprando pensando en su salud intestinal, todo esto puede agregar otra capa de confusión. El yogur es una fuente sólida de probióticos, se elabora fermentando la leche con bacterias, pero no todos los yogures son iguales.

    Como mínimo, para que un alimento se considere yogur, debe contener dos cepas de probióticos: Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus , de acuerdo con el alimento. and Drug Administration . Se pueden agregar cepas adicionales, pero estas dos deben estar presentes.

    Esa es una buena noticia para nuestro intestino porque estas dos cepas probióticas se han relacionado con una mejor digestión de la lactosa y un menor riesgo de diarrea y estreñimiento, según la Organización Mundial de Gastroenterología. Las bacterias beneficiosas también están relacionadas con enfermedades como el síndrome del intestino irritable (SII) y la enfermedad del intestino irritable (EII).

    Saber que estas dos cepas deben incluirse en su yogur ayuda a nivelar el campo de juego, pero aún quedan diferencias significativas. Algunos yogures han sido tratados térmicamente después del proceso de fermentación, eliminando los cultivos vivos beneficiosos. Además, además de los tipos de probióticos presentes, la cantidad de estas cepas también es importante, aunque la mayoría de las marcas de yogur no incluyen un recuento en su empaque.

    Leer también  El único queso que los expertos en salud intestinal quieren que coma más a menudo

    Así que la próxima vez que vaya a comprar una tina, tenga en cuenta estos ingredientes de yogur poco saludables y los errores de compra.

    1. Escoger yogur con alternativas de azúcar

    Algunos yogures se comercializan como un «alimento dietético» con afirmaciones como «light» o «sin azúcar». Esto suele ser una indicación de que existen alternativas de azúcar en su yogur.

    Sí, es importante limitar la cantidad de azúcar agregada en nuestras dietas, pero elegir productos con alternativas de azúcar no es la respuesta, especialmente cuando se trata de la salud intestinal.

    Las primeras investigaciones muestran que los edulcorantes no nutritivos como la sucralosa y la sacarina alteran nuestra microbiota intestinal y no de una buena manera, como se explica en un artículo de enero de 2019 en Advances in Nutrition . Lo mismo ocurre con la stevia.

    Para evitar estos edulcorantes, siempre consulte primero la lista de ingredientes. Hay muchas opciones bajas en azúcar que han sido ligeramente endulzadas con azúcar, miel o incluso frutas. El yogur natural es otra apuesta segura.

    ¿Está comiendo demasiada azúcar? Realice un seguimiento de sus nutrientes diarios registrando sus comidas en la aplicación MyPlate. ¡Descárguelo ahora para ajustar su dieta hoy!

    2. Elegir yogur sin cultivos vivos y activos o con cultivos limitados

    Como sabemos, no todas las marcas divulgan la cantidad de probióticos, que se mide en UFC (unidades formadoras de colonias), en sus yogures. Cuando este es el caso, no podemos estar seguros de cuántas bacterias buenas estamos agregando realmente a nuestro intestino.

    Además, aunque es menos común, algunos yogures en el mercado carecen de bacterias beneficiosas. O han sido tratados térmicamente después de la fermentación, lo que significa que los cultivos vivos y activos han sido eliminados, o es posible que nunca se hayan agregado en primer lugar (puede obtener esto con las marcas de yogur no lácteos).

    Leer también  27 deliciosas recetas de queso que tienen una alta proteína

    Al examinar el pasillo del yogur, busque el sello Cultivos vivos y activos, que garantiza que haya al menos 100 millones de cultivos por gramo de yogur.

    3. Optar por yogur con alto contenido de azúcar

    Si bien algunos yogures no contienen azúcar agregada, otras marcas pueden contener más de 20 gramos de azúcar agregada por porción. Limitar el contenido de azúcar agregada es importante para nuestra salud en general y es por eso que la American Heart Association recomienda que no más del 10 por ciento de sus calorías totales provengan de azúcar agregada, aunque cuanto menos, mejor.

    Vale la pena señalar que aún no se ha determinado el efecto del azúcar agregado en nuestra salud intestinal. Los azúcares agregados generalmente se absorben rápidamente, por lo que en realidad no llegan al extremo más alejado de nuestro tracto gastrointestinal donde viven nuestros microbios, explica Food Insight. Además, gran parte de la investigación en esta área ha sido observacional, por lo que es imposible sacar una conclusión de causa y efecto.

    Independientemente, limitar la ingesta de azúcar agregada es una jugada inteligente para su salud general. Al comprar yogur, siempre verifique la cantidad de azúcar agregada en la etiqueta de información nutricional antes de comprar. Si está optando por saborizantes, elija uno con 7 gramos de azúcar agregada o menos; cuanto más bajo, mejor para la pérdida de peso y la salud en general.

    Consejo

    Su mejor opción es elegir una versión simple o sin azúcar, que generalmente no contiene azúcares agregados, y luego agregar su propia fruta fresca o seca picada para obtener dulzura.

    Leer también  ¿Cuántas calorías tiene un sándwich de queso a la plancha?